Dra Rufina Miramontes Covarrubias

La pandemia por el Covid 19 sin duda ha dado mucho para reflexionar no solo por su impacto en el sistema de Salud a nivel global, sino en el ámbito económico, social, ambiental, en la dinámica familiar, escolar, donde la población ha tenido que adaptarse a esquemas de trabajo desde casa, educación a distancia, integrar el trabajo a la convivencia familiar y limitar por ende las actividades fuera de casa.

Esto implica sin duda un gran reto al que no estábamos preparados y que desde luego impacta nuestra salud emocional  ya que esto genera estrés, ansiedad, miedo, roces familiares o conflictos entre los miembros de la familia.

Actualmente poco se sabe de esta “nueva enfermedad” pero sin duda su impacto dependerá de la reacción del público donde permita que frene o se extienda más rápidamente y se sabe que esto incrementaría sin duda mayores costos innecesarios.

Al inicio de la llamada pandemia conmocionó a toda la población la llamada “cuarentena” sin embargo se llevó a cabo por el periodo aproximado de “tres meses” sin embargo a estas alturas ha sopesado demasiado el estrés económico y la crisis financiera en los hogares misma situación reflejada en la esfera global.

Las autoridades sanitarias y gubernamentales actualmente se han visto en la necesidad de cambiar una y otra vez las estrategias puesto que la situación se ha visto rebasada por el impacto económico donde la disminución en la producción por el cierre de locales, negocios y restricciones en transporte  donde lógicamente han afectado tanto la actividad laboral con el cierre de negocios, despidos o simplemente reducción de personal por el impacto económico.

La repercusión en la educación es muy marcada ya que con esta Pandemia las desigualdades educativas serán más significativas y ésto sin duda frenará el desarrollo de los países. No olvidemos que aún estamos por definir el retorno a la “normalidad” que por supuesto no volveremos a ella después de esta gran crisis y esto ha de marcar a todas las nuevas  generaciones.

En el ámbito de salud nos ha dejado como enseñanza que ningún pueblo o país por más desarrollado que esté,  tiene suficiente recurso invertido en este rubro y evidentemente no hay capacidad en ninguna institución de salud para atender a enfermos hospitalizados y que también se han visto afectados los pacientes que tienen que acudir a control médica, ya sea en institución pública o privada.

Sin embargo no todo es ni ha sido completamente malo: no es desconocido como el ambiente se ha visto beneficiado por la disminución de la contaminación, la convivencia familiar  ha sido una gran experiencia, dado que las actividades laborales y a grandes distancias hacían que las relaciones familares se afectaran.

 

CONCLUSION

Nos enfrentamos a una catástrofe generacional que podría desperdiciar un potencial humano incalculable al minar décadas de progreso y exacerbar las desigualdades arraigadas.

Las decisiones que los gobiernos y   asociados tomen ahora, tendrán sin duda un efecto duradero en cientos de millones de jóvenes asi como en  las perspectivas de desarrollo de los países por decenios.